La gastronomía mexicana se caracteriza por su gran variedad de recetas y platillos, todos ellos sumamente sabrosos y exóticos para muchos paladares.
La típica comida mexicana se caracteriza por la intensidad de sus sabores. Los platillos mexicanos suelen estar muy bien condimentados – el picante es un sabor muy característico – y además suelen ser platillos abundantes y coloridos.
Lo cierto es que la gastronomía mexicana es famosa en todo el mundo, y esto se debe a que cuenta con platillos de gran sabor como los tacos, las enchiladas y los tamales.
Los principales ingredientes de la comida típica mexicana son:
  • Los cereales, con el maíz como el más importante. También se consume arroz y trigo. El maíz se utiliza principalmente para la elaboración de las tortillas que luego se utilizarán en platillos como los tamales, los atoles y los antojitos.
  • Las verduras, como los quintoniles, los cenizos, los huauhzontles, las verdolagas, o una planta denominada mexixiquilitl que se parece al berro. Los romeritos son también muy importantes en la gastronomía mexicana. El jalapeño - ají muy picante -, el tomate - o jitomate – y el aguacate - o palta – también son fundamentales para la elaboración de platillos tan característicos como el guacamole.
  • Los granos y legumbres, como los frijoles, también son fundamentales para la preparación de muchas recetas mexicanas.
  • Los lácteos, sobre todo el queso, son muy utilizados en la gastronomía mexicana. Por ejemplo, las quesadillas - tortillas de trigo con queso – son un platillo muy popular en México.
  • Las carnes son también muy utilizadas en la gastronomía mexicana. Se utiliza desde carne vacuna hasta pollo, carne de cerdo y pescado. Un platillo característico que lleva carne son, por ejemplo, las fajitas.
  • El chocolate o cacao, que se utiliza para platos dulces pero también para recetas saladas y calientes, como el mole.
Además de estos ingredientes y de estos platillos, la gastronomía mexicana también se caracteriza por acompañar sus platillos con bebidas alcohólicas muy fuertes, como el tequila. Se trata de una bebida blanca que se toma de una manera peculiar: se cubren los labios con sal, se bebe el tequila y luego se introduce rápidamente en la boca una rodaja de limón.
About these ads